M.Rosenstein: “Cuando las familias cultivan los valores de vida, viven en armonía familiar” (Fragmento Exclusivo para Eirene – Parte II)

Los Valores y la Educación

(UN BIEN QUE PERDEMOS DÍA A DÍA)

Por

Licenciada Mónica Rosenstein.

 

esivaloreseireneemaus1

Los niños y niñas necesitan escuchar una y otra vez, lo que se espera de ellos en la casa, en la escuela, en la comunidad y en los medios.

Cada uno tiene un rol importante que cumplir, cada uno está en el equipo. Cada uno tiene una participación en el resultado final. Los adultos les hablamos mucho de valores en vez de demostrarlos con nuestro ejemplo y explicarlos de manera comprensible para ellos, para que esta educación no se quede únicamente en buenas intenciones, hay que integrarla en la vida cotidiana, de manera concreta, práctica y sencilla.

El núcleo fundamental para su conservación y transferencia ha sido, y sigue siendo la familia, la cual tiene en sus manos la responsabilidad elemental de asegurar que cada uno de los nuevos integrantes del núcleo familiar los haga suyos al igual que las normas de conducta que les asegure su integración exitosa en la sociedad, pues es dentro del seno de la familia donde los niños y jóvenes viven en primera instancia y por lo tanto adquieren los valores y patrones de conducta familiares que posteriormente repetirán en el núcleo social en el que se desenvuelvan.

Los valores son aquellos que están en nuestra naturaleza interna desde el momento que tenemos vida y siempre están ligados a nuestra persona; son reconocidos y aceptados por nuestro espíritu. Los valores  de vida son: verdad, justicia, unidad, libertad, paz, armonía, pureza, bondad, vida, sabiduría, inteligencia, conciencia, visión y conocimiento.

Cuando las familias cultivan los  valores de vida, viven en armonía familiar, en este ambiente los hijos se crían seguros, muy maduros y tienen una vida espiritual muy buena, pero cuando las familias viven sin valores de vida y con violencia familiar, los hijos  en sus centros educativos tiene bajas notas, mala conducta y son los últimos en sus estudios, por eso tienen una baja calidad de educación.

Es necesario reflexionar que el valor de la familia se basa fundamentalmente en la presencia física, mental y espiritual de las personas en el hogar, con disponibilidad al diálogo y a la convivencia, haciendo un esfuerzo por cultivar los valores en la persona misma, y así estar en condiciones de transmitirlos y enseñarlos. Se valora el esfuerzo y dedicación puestos en el trabajo, el estudio y la ayuda en casa, más que la perfección de los resultados obtenidos; se tiene el empeño por servir a quien haga falta, para que aprenda y mejore. Saberse apreciado, respetado y comprendido, favorece a la autoestima, mejora la convivencia y fomenta el espíritu de servicio.

(Continuará….)

La Lic. Mónica Rosenstein forma parte del equipo de profesores del ISFI y de los Talleres Eirene.

Conocé más del ISFIhttp://eireneargentina.com.ar/nuevo/?page_id=9 

Conocé más de Talleres Eirenehttp://eireneargentina.com.ar/nuevo/?page_id=11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *