M.Rosenstein: “El gran desafío es recuperar los valores que se perdieron” (Fragmento Exclusivo para Eirene)

 

Los Valores y la Educación

(UN BIEN QUE PERDEMOS DÍA A DÍA)

Por

Licenciada Mónica Rosenstein.

Los valores en los que creemos y fuimos formados, están perdiendo vigencia día a día, aquellos que fueron transmitidos desde el seno de nuestros hogares, por diferentes motivos están siendo diluidos en la vorágine de la sociedad. Estos valores no tienen ni deben modificarse según el momento histórico, el contexto social o el espacio personal donde nos movemos, estos valores deben ser inamovibles actuando como referentes para el desarrollo integral del ser humano.

El lugar de la familia, la escuela y la Iglesia, es fundamental, es decir crea fundamentos de vida, es parte de su funcionalidad la formación en valores, para que los niños, futuros adultos  de la sociedad sean formados de tal manera que puedan desarrollar vidas plenas, seguras, comprometidas. Cada uno de los que participan en estas instituciones, (padres, maestros, líderes, pastores, etc.) asume el compromiso de una tarea de educación que debe incluir como primer contenido los valores para definir la estructura social en que va a insertarse ese niño.

El desafío es transmitir valores de vida, y cómo recuperar los valores que se han perdido. A esto apunta la propuesta de éstas conferencias. Educamos en el modelo de vida y sociedad que queremos, transmitamos valores que apunten a ese modelo de vida. Formamos para la vida, por lo que el desafío docente está desde cada lugar de la sociedad, transmitir los valores que sirvan como marco para una vida plena.

familia-unida-art

Actualmente la sociedad ha perdido muchos valores, se han diluido en sus propias creencias, su propia forma de ver la realidad a través de sus experiencias vividas, ya sea en lo cotidiano, o en las familias de origen. La mirada está distorsionada, teñida por el pensamiento egoísta y demandante que se está gestando en la sociedad en general, pero no debiera teñir la familia sino que por el contrario, los niños deberían recibir en su familia el parámetro ejemplar para enfrentar los mensajes de la sociedad, y es allí donde debe recibir la confianza suficiente para rechazar lo que lo daña, aceptar lo que está acorde a los valores que le han transmitido.

El hombre es un ser social por naturaleza, necesita de la convivencia con otros pares para la subsistencia. Es por esto que se desarrolla las comunidades, la culturas, las formas de vida. Allí en el seno de estas comunidades, el ser humano, desarrolla su capacidad de convivencia, desarrolla el carácter, con mecanismos de defensas genera relaciones, se comunica, se defiende.

En éste contexto, quien ha desarrollado formas sanas de comunicación, quien ha logrado forjar un carácter fuerte, con equilibrio y normas básicas de convivencia, respetándose a sí mismo y dando lugar al otro como un igual, entonces podrá establecer una comunidad sana, con derechos y obligaciones.

(Continuará…)

 

Este material ha sido elaborado con fines exclusivamente didácticos y otorgado a Eirene por su autora. Prohibida su reproducción total y/o parcial.

Todos los derechos reservados.

© Mónica Beatriz Rosenstein  2010

Imagen: Fuente Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *