G.Huber: “Debemos volver a los espacios de diálogo con nuestros hijos”

Hace unos días compartimos con ustedes el anticipo, la primera parte, de la entrevista con la Asesora de Familias y Técnica Superior en Orientación Familiar (ISFI-Eirene) , Graciela Huber. En esta parte final de la entrevista, nos habla de su visión de la realidad familiar con la que convive y trabaja. Además, su mirada para recuperar los lazos familiares y la buena relación con los hijos, en medio de un clima invadido por dispositivos tecnológicos.

graciela-huber

-¿En qué áreas de trabajo estas actualmente dentro del Ministerio?

– Dentro del Ministerio estoy colaborando como tutora, en el Diplomado en Pastoral Familiar.

-¿De qué manera consideras que Eirene ha contribuido y contribuye a fortalecer a las familias -dentro y fuera de la Iglesia?

-Por ejemplo con el Diplomado en Pastoral Familiar que, según mi mirada, es como una cápsula poderosa, que contiene todas las enseñanzas y valores que Eirene ha sostenido y difundido todos estos años. La posibilidad de contar con tantos aportes de distintos profesores, quienes transmiten la misma visión, es un paso fundamental para llegar a todo el país y también al exterior, en esta lucha por recuperar y consolidar las familias, equiparlas y acompañarlas en estas épocas de cambios tan profundos. Las iglesias están recibiéndolo con agrado el testimonio de Eirene durante tantos años de siembra. Ahora es tiempo de cosechar y de avanzar hacia nuevos campos de trabajo.

-¿De qué otras manera trabaja Eirene con particulares e Iglesias?

-A través de Cursos, talleres, acompañamiento y atención profesional a través del Centro Familiar, especialmente. Con su presencia activa a través de las redes sociales, un constante estímulo hacia la capacitación y fortalecimiento de los roles familiares. Creo que fueron, desde sus inicios, personas con gran visión y que se movieron guiados por la mano de Dios, anticipando y preparándonos para estos nuevos tiempos de azote familiar, tanto dentro como fuera de la iglesia, atravesados todos por las mismas circunstancias!

-¿Cuáles son las preocupaciones más comunes que te transmiten los familias hoy por hoy?

Muchas familias hoy están sumidas en una sensación de inseguridad, no sólo por la delincuencia creciente, sino por el clima general que se vive, la facilidad con que se consiguen sustancias tóxicas, la imposibilidad de separar a sus hijos de sus celulares. Es una especie de caos familiar, donde muchos padres, simplemente se suman a lo nuevo y otros pelean, quizás sin las herramientas necesarias.

frase-gh

-Y qué estás viendo, detrás de estas preocupaciones compartidas….

Veo a las familias sobreviviendo en una época de transformación, donde la madre también trabaja afuera, en muchos casos los vínculos matrimoniales se van debilitando y los chicos crecen al cuidado de otras personas. Lamentablemente, lo que más ha herido a las familias es la falta de comunicación, de diálogos profundos y sin apuros, esos tiempos de compartir y de lograr empatizar unos con otros. Eirene, lo reafirmo, es un gran motivador para la recuperación de esos espacios de comunicación profunda, donde las palabras afectuosas y aún los límites necesarios, sean un nido donde todos crezcan y se desarrollen con salud y esperanza.

-De qué manera los padres pueden ganar autoridad y presencia ante sus hijos y que no sean los dispositivos tecnológicos los que dominen la escena familiar?

Los que somos mayores fuimos testigos del ingreso a nuestros hogares de los dispositivos tecnológicos y como ellos han traído una serie de cambios, que ya no podemos negar y que son difíciles de modificar. Creo que necesitamos mucha sabiduría para lograr un equilibrio familiar, donde la tecnología sea un instrumento de servicio y aún de comunicación, pero como padres, es nuestra la responsabilidad de fomentar espacios para compartir, dialogar, disfrutar de la naturaleza o de actividades juntos! En las familias que han logrado conservar un clima de afectuosa comunicación, la tecnología no ha restado tanto como en las que se encuentran más solitarias, buscando una compañía estable. En muchos casos compartidos, la vuelta a escena de la presencia paterna, la recuperación de su rol ha ayudado a disminuir excesos de lo virtual.

Hemos comprobado que la vuelta a los espacios de diálogo por parte de los padres, así como los de la pareja matrimonial, incide positivamente sobre los hijos, como modelos de vida… por eso concluyo que todos los cambios comienzan con nosotros mismos, los padres, los promotores de la construcción de nuestras familias. Todo lo que hagamos será lo que nuestros hijos observen y luego quieran imitar o no, buscando un oído empático fuera de casa.

-Esta última es libre, te damos total libertad para cerrar con el tema que quieras (o para ampliar alguno de los temas que tocamos).

La batalla no está perdida, en Dios tenemos fuerzas y sabiduría para lograr continuar con nuestra misión de representar el amor de Jesús y sus mandamientos a nuestras familias, no estamos solos, somos muchos y contamos con el respaldo de Dios, quien diseño la familia como un lugar donde manifestar sus dones y su carácter!!! ¿Si Dios está con nosotros, quién podrá hacernos frente?

Los aliento a no dejar de buscar, de aprender, de crecer y a no soltar a sus hijos, ¡¡¡ellos esperan todo eso de nosotros!!

Entrevista realizada por el equipo de comunicación de Eirene Argentina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *