Adolescentes y Proyecto de Vida: Cómo trabajar el desarrollo de un propósito (3° y Última Parte)

El siguiente artículo continúa de la Parte 1http://eireneargentina.com.ar/nuevo/?p=1834

y Parte 2:  http://eireneargentina.com.ar/nuevo/?p=1870    , publicadas en semanas anteriores en este mismo espacio.

Por el Lic. Federico Massone, del Centro Familiar Eirene.

adoelscentes

¿Cómo puedo colaborar con el adolescente en el desarrollo de un propósito o sentido de la vida?

En la teoría del análisis existencial de Frankl se enuncia un concepto fundamental:

La voluntad de sentido. Entendida como una fuerza interna, una tendencia natural. Una tensión hacia la realización del sentido. Un impulso vital hacia el sentido que no es necesario generar de modo artificial sino que se desarrolla naturalmente. El hombre tiene una tendencia interna a buscar desarrollarse y buscar sentido. Esta voluntad nos lleva a salir de nosotros mismos y llevar adelante proyectos y actos volitivos verdaderamente significativos y que nos llevan a romper la esclavitud del egoísmo.

La voluntad de sentido va a buscar desarrollarse hasta la esfera espiritual donde no puede ser destruida ni disuelta por circunstancias externas. Se trata de una tendencia innata a la espiritualidad. En su libro “La presencia ignorada de Dios” Frankl habla de un “inconsciente espiritual” que, al estilo del inconsciente pulsional de Freud, también tenemos la tendencia a reprimir y, a causa de esto, generar neurosis.

Dice Eclesiastés 3:11:

11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

Ahora bien, según Arminda Aberastury, la adolescencia es un período decisivo en el desarrollo de la personalidad. Y una de sus características típicas es la separación progresiva de los padres.

El adolescente necesita poner en tela de juicio los criterios y las formas de pensar de sus mayores. Esto es esperable y, en alguna medida, necesario para arribar al desarrollo de las propias pautas de pensamiento. Es por eso que el adolescente necesita discutir todo lo que le es impuesto.

De modo que, si se pretende colaborar con el desarrollo de un proyecto de vida. Si se procura ayudar al adolescente a buscar un sentido para su vida, la estrategia adecuada debe descartar desde el principio la imposición de un propósito o de una idea que no sea la del propio adolescente.

Más bien, se debería proceder a cooperar mediante el diálogo socrático. Esto consiste en el arte de preguntar, a fin de ayudar a la persona a encontrar las propias contradicciones, ponderar las consecuencias de las propias acciones y a comprenderse a sí mismas. Esta metodología es en algún sentido negativa: más que preocuparnos por agregar un conocimiento deberíamos enfatizar en desaprender las ideas erróneas. El mejor ejemplo de esto lo ofrece el mismo Sócrates quien confrontaba a los sofistas mediante preguntas a fin de demoler las “certezas” de estos y ayudarlos a encontrarse con su propia ignorancia. Esto los incitaría a buscar un conocimiento verdadero.

Siguiendo este modelo, y dado que la voluntad de sentido se despliega como una fuerza intrínseca del sujeto, creemos que lo adecuado es colaborar en la búsqueda de sentido ayudando a poner en tela de juicio las “falsas promesas de sentido” que se ofrecen. De ese modo, prevenimos la posibilidad de que la voluntad de sentido se estanque en los caminos de satisfacción más cortos y menos provechosos.

Ejemplos de estas falsas promesas de sentido pueden ser el materialismo, la egolatría, la búsqueda desenfrenada del placer, etc. Estos caminos regularmente desembocan en frustración y vacío existencial.

En este punto es donde viene a nuestro auxilio el libro de Eclesiastés. Esta joya que tenemos en nuestras Biblias parece seguir esta metodología socrática y negativa. Porque en lugar de adelantarnos la conclusión del verdadero valor de la vida (Eclesiastés 12:13), el autor comienza por atacar con sus argumentos estos falsos sentidos. Veamos algunos ejemplos:

– Placeres. Ecl 2:1-2. La risa es tonta. Ridícula. Degradante.

– Bienes materiales. Ecl 2:11 Esfuerzo inútil. Producen esclavitud.

– Conocimiento Ecl 2: 16-17 Otro esfuerzo inútil

– El poder Ecl 9:13-18. Como fin en sí mismo es un error. No edifica. Es un valor completamente superficial.

– Dejar un legado? Trascender por una obra? Ecl 1:3-11 Ya todo ha sido hecho

Este “pesimismo” del Eclesiastés resulta sumamente útil. Porque al destruir las falsas promesas, permite que la voluntad de sentido se desarrolle hasta las esferas espirituales donde ya ni la polilla ni el orín corrompen.

“En el corazón de todo hombre existe un vacío que tiene la forma de Dios. Este vacío no puede ser llenado por ninguna cosa creada. Él puede ser llenado únicamente por Dios, hecho conocido mediante Cristo Jesús.” Pascal.

A esta verdad se llega por un derrotero espiritual de prueba y error o por la súbita captación de que nada puede llenar ese vacío (METANOIA). De cualquier modo, el acceso a esa verdad es posibilitado por el Espíritu de Jesús.

adolescentes2

En el CF Eirene tenemos un equipo de profesionales para acompañar y ayudar a los adolescentes y a sus familias. Comunicate con los psicologos cristianos de Eirene al : Se puede solicitar turnos al teléfono 4304-7967 los días lunes, miércoles y viernes de 10 a 15 hs, escribir a: centrofamiliar@eireneargentina.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *